Luna es una adorable gatita de unos dos meses. Un día apareció en mitad de la carretera buscando comida. Creo que ya os lo podéis imaginar. ¡No le han atropellado de milagro! Ha tenido mucha suerte de ser recogida por dos chicas jóvenes que apuradas se pusieron en contacto con nuestra asociación.

Luna, como tanto gatitos nacidos en la calle, estaba en los huesecitos y llena de pulgas y parásitos. Ahora ya está desparasitada, sabe que significa tener el pelo limpio, comedero lleno y mucho, mucho amor. En su casa de acogída espera a su familia para siempre.

¿Te gustaría conocerla?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: