Un día Vito salió de un Taxi parado en una de las calles principales en Arcos. Estaba perdido y su bonito traje se manchó por completo de aceite de coche. ¡Mamma mía! Tuvo la gran suerte de que uno de nuestros voluntarios vió la escena e invitó al pequeño a que entrase en su tienda.

Vito no estaba seguro, al fin y al cabo no conocía a nadie en esta ciudad. Sin darse cuenta, se encontró dentro de una cajita de cartón en el interior de la tienda. ¡Oye, así no se trata a los visitantes! ¿Capisce?

Un par de horas después, Vito se metió de nuevo en un coche, pero esta vez llegó a una casa dónde le lavaron su traje, ofrecieron un almuerzo y una agradable camita. Muchas cosas habían pasado en muy poco tiempo…

Ahora Vito está con su nueva familia en Cádiz capital – ya no tiene ganas de viajar más 😉 Así de bien está en su nuevo hogar:

Sobre el Autor Oliwia

Thirty-something, photog, cookie monster, cat mother, Happiness Engineer.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: