Actualización: No hemos encontrado los dueños de Garfield, pero sí hemos encontrado una nueva familia para él 🙂

Hace unos días, un gato pelirojo empezó a visitar una de nuestras colonias del Santiscal. Llevaba un collar con cascabel así que pensabamos que vivía cerca y simplemente se daba paseos por la zona.

Sin embargo, cuando pudimos cogerlo, nos dimos cuenta de que el collar que llevaba, estaba apretado tan fuerte que literalmente estaba incrustado en su piel… Al quitar el collar descubrimos heridas horribles alrededor del cuello entero.

Garfield, porque así lo hemos llamado, está sano y salvo en una casa de acogída. No llevaba microchip así que no sabemos quién es su dueño. Todo apunta a que se perdió o ha sido abandonado de pequeño y fue creciendo el la calle, de modo qué el collar le quedaba cada vez más y más pequeño.

Buscamos sus dueños o, si estos no aparecen, una adopción responsable a Garfield. Es un gatito jóven muy manso y con un pelaje precioso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: