Mina buscaba cariño todo el rato y de todo el mundo por lo que a menudo acababa cruzando la carretera siguiendo la gente. Corría mucho peligro pero logramos encontrarle una casa de acogida. La pequeña tuvo la gran suerte que la familia se enamoró de ella por completo.

Ya no tiene que refugiarse de bajo de cubos de basura, está así de bien ahora en su nuevo hogar <3

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: